La frustración se está llevando

tu talento profesional

1 de Diciembre, 2022        Asier de A.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________

¿Qué sentiste cuando por fin conseguiste ese puesto que tanto deseabas?

¿Ilusión, motivación, fuerza, felicidad…?

¿Y cómo te sientes ahora?

Si estás leyendo este artículo, estoy seguro de que has tenido que pasar por un millar de dificultades y situaciones profesionales que han terminado por quemarte cada día más.

Es más, probablemente, el trabajo sea lo primero en lo que piensas al despertarte y lo último que te viene a la mente antes de caer rendida por el cansancio del día.

Pese a todo ese esfuerzo, no me equivoco si digo que cada día te resulta un poco más difícil sacar energías para ir a trabajar, sintiéndote más y más frustrada, insegura y pensando que quizás el problema es tuyo.

 

No estás sola

Aunque te cueste creerlo, hay muchas mujeres que se sienten como tú ahora.

Muchas que, en puestos de responsabilidad, tienen que gestionar equipos y notan una falta de control brutal día tras día que está frenando su carrera y, a veces, incluso sus vidas.

De hecho, te confesaré algo, si te estoy contando esto es porque yo mismo me he sentido así.

Mi historia no es muy diferente a la tuya.

Probablemente, tú hayas tenido que superar incluso más dificultades todavía. No obstante, quiero dejar algo claro, el cambio es posible.

Y no, esta no es una simple frase motivacional.

No quiero mentirte, NO existen soluciones fáciles que puedas poner en práctica en una tarde.

Vas a tener que trabajar en ti para cambiar.

Pero quiero echarte una mano porque yo estuve dónde estás tú ahora.

Con este artículo, mi objetivo es que descubras cuáles son tus opciones para hacer este cambio posible y, si llegas hasta el final, mostrarte algo que va a conseguir que tu trabajo vuelva a ilusionarte.

 

¿Qué está fallando? ¿Soy yo o el trabajo?

Seguro que, en muchas ocasiones, te has hecho esta pregunta.

Antes de responderte, recapitulemos rápidamente cómo has llegado hasta aquí.

Te has formado, has sacrificado una cantidad ingente de horas de tu vida y, probablemente, hayas tenido que ir ascendiendo en tu carrera profesional hasta llegar hasta dónde estás…

Y todo para sentir que ahora no eres capaz de hacer frente a esta situación.

Llegados a este punto, lo primero que debes saber es que puedes haber tenido la mejor de las formaciones, pero ninguna enseña lo que necesitas ahora mismo.

Ambos sabemos que las escuelas de negocio, las universidades, los masters e, incluso, la experiencia laboral del día a día solo te enseñan a hacer bien tu trabajo a nivel técnico, pero NO a gestionarte mejor a ti misma o a los demás en ese puesto de trabajo.

Y ese es el problema.

Estás experimentando la enorme carga emocional y de responsabilidad que se genera en el contexto de un puesto ejecutivo como el tuyo, y nadie te ha enseñado a gestionarla.

Si, además, tienes que liderar un equipo o coordinarte con compañeros que dependen de otros responsables, tratando de que el trabajo salga adelante y haya un buen ambiente entre todos los implicados, tienes la combinación perfecta para sentirte quemada cada día que vas a trabajar.

Siento decirte esto, pero de seguir así y no hacer nada, en el mejor de los casos esta situación solo puede desembocar en que sigas trabajando desmotivada y haciendo un peor trabajo cada día que pasa. Pero lo más probable es que la situación acabe pudiendo contigo y te empuje a que pidas la baja o dejes el trabajo por propia voluntad o por recomendación de alguien de la empresa.

Sin embargo, hay una buena noticia. Si has sido capaz de aprender toda la teoría y práctica que necesitabas para el puesto que estás ocupando, puedes aprender nuevas herramientas para no sentirte quemada, volver a disfrutar de tu trabajo y ser una mejor versión de ti misma.

Solo necesitas saber dónde buscarlas.

 

¿Cómo lo hago? ¿Cuál es el primer paso?

Llegado a este punto, está claro que hay que solucionar este problema. Si has llegado hasta dónde estás a nivel profesional, además de por tu sacrificio, seguro que ha sido por tu excelente capacidad de análisis y de toma de decisiones.

Y por eso, antes de nada, lo ideal es conocer qué opciones tienes para dejar de sentirte frustrada en el trabajo, volver con una energía renovada y ser la profesional que quieres ser.

Una de las primeras cosas que necesitas saber y de la que probablemente ya te hayas dado cuenta es que las soluciones motivacionales NO van a resolver la situación.

Tu problema no es la falta de motivación, de hecho, si estás leyendo esto, es porque ya estás suficientemente motivada para querer cambiar.

Además, por regla general, este tipo de soluciones, aunque pueden ayudar en casos concretos en los que una persona carece de objetivos o motivación, no tienen una evidencia científica detrás que demuestre que son un recurso verdaderamente valioso.

Esto excluye como la mejor solución opciones como el coaching o los talleres motivacionales.

Por otro lado, no necesitas aprender más teoría sobre liderazgo o gestión de equipos. De nuevo, si estás donde estás es porque ya la conoces.

Las herramientas y soluciones enfocadas a “aprender sobre liderazgo” o a “ser un mejor ejecutivo” ya te las sabes, porque se enfocan más en el área profesional.

Necesitas algo más centrado en la autogestión y en las herramientas para lidiar con el estrés, la ansiedad y la frustración que genera tu puesto.

Así mismo, la solución debe enfocarse específicamente en tu situación y en tu caso concreto. Existen soluciones generales que pueden darte herramientas para autogestionarte y gestionar mejor algunas situaciones, pero ninguna suele tener en cuenta tu contexto concreto, por lo que tienden a alargarse en el tiempo y a divagar hacia otros temas que no te interesa trabajar en este momento o que, directamente, no necesitas.

El caso de las sesiones de psicología es perfecto para ilustrar esta última solución. Estas herramientas sí cuentan con un aval científico y han sido probadas. Sin embargo, también tienen dos contrapartes.

Por un lado, la duración del tratamiento puede dilatarse más de un año en el tiempo y, por otro, no se enfoca específicamente en el objetivo que buscas, que es dejar de sentirte quemada y desbordada emocionalmente por tu trabajo, explorando más áreas que pueden no estar relacionadas con el problema o que no te interesa trabajar.

En resumen, además de no poner el foco sobre el problema real (sentirte quemada y desbordada emocionalmente en tu puesto), la inversión de tiempo suele ser enorme. Estas son, de hecho, las razones principales que me han dado siempre mis alumnas cuando les he preguntado por qué esta solución no las ayudó en su momento.

Recapitulando, necesitas una solución que tenga en cuenta tu contexto profesional, cuáles son las responsabilidades de tu puesto y que te aporte en el menor tiempo posible herramientas probadas científicamente.

Teniendo todo esto en cuenta, puede que la psicología general no tenga la solución que estás buscando, pero uno de sus enfoques sí que ha logrado reunir todas estas cualidades: el psicobusiness.

 

¿Qué es el psicobusiness y en qué consiste?

En los últimos años, el psicobusiness está ganando mucha popularidad en el mundo corporativo, hasta el punto de ser respaldado por instituciones como el Instituto de Empresa (IE), que incluso lo ha incorporado a sus programas formativos de dirección.

Si te preguntas por qué esta puede ser la solución que estás buscando, lo primero que debes entender del psicobusiness es que es un enfoque de la psicología que adopta todos sus conocimientos, herramientas y claves, adaptándolas al mundo de los negocios y, concretamente, a las situaciones complejas que se generan en puestos de responsabilidad como el tuyo.

Es por ello que, una de sus bases, al igual que ocurre con las de la psicología, es que pensamiento, emoción y comportamiento están íntimamente relacionados.

Estos tres factores no vas a poder modificarlos por tu cuenta (o, al menos, no sin herramientas nuevas), siendo imposible cambiar de manera independiente uno de ellos: la emoción.

De hecho, si esto fuera posible, no estarías leyendo esto porque ya habrías solucionado tu problema diciéndote a ti misma “deja de sentirte así”.

No obstante, al estar la emoción relacionada con el resto de áreas, introducir pequeños cambios en tu forma de pensar o de actuar sí que puede llevar a cambios en el apartado emocional.

Esta es la base del psicobusiness.

El psicobusiness pone el foco en enseñarte a cambiar tanto tu forma de procesar las situaciones y retos que se dan a nivel profesional en tu puesto, como tu forma de reaccionar y actuar ante ellas. Además, te permitirá lidiar de la mejor forma posible con tus compañeros y equipo de trabajo.

Como beneficio secundario, y aunque no es su objetivo, esta forma de trabajar sobre ti misma también te generará un cambio a nivel personal que tendrá un impacto positivo en tu vida porque aprenderás a gestionar mejor todas las situaciones que te generen frustración o ansiedad.

 

¿Cómo sé si una formación en psicobusiness es buena?

Ahora que hemos visto que hay una solución pensada específicamente para tu caso, toca hacerse la gran pregunta: “¿Cómo elijo una buena formación?”

Después de 15 años ostentando un puesto ejecutivo y más de 5 años organizando este tipo de formaciones, he aprendido que existen una serie de claves que tienes que tener en cuenta si quieres que esta sea tu solución.

●       Los grupos pequeños siempre tienen mejores soluciones.

Existen formaciones enfocadas a atraer a cuantas más personas mejor, pero lo ideal es que los grupos sean lo más reducidos posible para que el uso de las herramientas que vas a aprender y los ejemplos y situaciones con las que se trabajen sean las tuyas propias.

Por ejemplo, en nuestro programa principal, Sinfonía Heroica, no organizamos grupos de más de 8 personas, existiendo además del trabajo grupal, otra parte individual.  

Además, puedes optar por aumentar el número de sesiones individuales si lo necesitas o por realizar el curso de forma enteramente individual.

●       La duración es otro de los elementos a tener más en cuenta.

Si el taller o formación dura demasiado poco, lo más probable es que las herramientas no consigan tratar el problema al 100% ni lleguen a incorporarse del todo, haciendo que al final no sirvan de nada.

Sin embargo, tampoco debe alargarse demasiado en el tiempo para que puedas conseguir tus objetivos cuanto antes.

En mi experiencia, lo ideal es que duren alrededor de los 2 meses.

●       La formación y experiencia real en el contexto directivo del profesional en psicobusiness es clave.

Estamos ante un enfoque de la psicología y, como tal, debe ser impartida por alguien con los máximos estudios universitarios y de posgrado en la ciencia de la psicología. De no ser así, sería como tratar de acudir a un cirujano que no sepa de medicina, no estará ni de lejos preparado para realizar bien su trabajo.

●       Debe adaptarse a tu ritmo de vida.

Las exigencias de la vida no se detendrán mientras dure el curso. Es por ello que este debe aportar resultados desde el primer día. Existen muchas soluciones, pero la que personalmente he visto que mejor funciona es la formación online flexible con sesiones de trabajo mediante videoconferencia y complementada con video y pdfs.

●       ¿Te ofrece algún tipo de garantía?

Puede que empieces un programa estando muy motivada y que, tras una o dos semanas, descubras que esto no es para ti o que no te está ayudando de la manera que tenías en mente. En estos casos, lo ideal es que el programa ofrezca algún tipo de salida o compensación.

En nuestros programas hemos tratado de resolver esta barrera devolviendo el dinero hasta un máximo de 14 días si la persona no está convencida de que esto es para ella. Aunque hasta ahora no ha sucedido, creo firmemente que es una opción que debe estar presente.

 

Aquí comienza tu camino

 

 

Tu problema no se resuelve con soluciones enfocadas en el área motivacional o con herramientas genéricas.

Necesitas herramientas específicas para tu caso y situación concreta que tengan en cuenta tanto tu contexto laboral como las exigencias de tu puesto.

Solo así podrás dejar de estar quemada para afrontar tu trabajo con ganas y energía.

Sé que ahora todo esto puede parecer un mundo, pero también sé que si trabajas en ti misma vas a salir de esta situación renovada por completo.

De hecho, el nombre de la formación que te he mencionado antes, Sinfonía Heroica, ha sido bautizado así en honor a la sinfonía que creó Beethoven tras pasar por uno de los peores momentos de su vida. Está considerada la mejor sinfonía de la historia de la música, ya que rompía con todo lo anterior.

Es más, el programa nació específicamente de tu problema. Yo, Asier, lo creé tras pasar por una situación de profunda frustración y un “hartazgo emocional” que me hacían sentir desbordado emocionalmente.

Trabajé en un puesto muy exigente dentro de una empresa, con un ambiente altamente competitivo y en el que trataba de darlo todo. Aun así, sentía que no era suficiente y cada día se me hacía más difícil lidiar con las situaciones del trabajo y con la gestión del equipo.

Tras un momento en el que algo se rompió dentro de mí, decidí buscar una solución. Encontré muchas que se anunciaban como tales, pero al final solo eran parches temporales, hasta que me decidí por estudiar psicología.

Desde ese momento, puse el foco en las herramientas que esta proporcionaba y las apliqué a los más de 15 años de experiencia en el puesto ejecutivo que tenía.

Aunque nunca dejaré por completo el mundo de la empresa, ahora intercalo mis proyectos empresariales con la formación en psicobusiness.

Y tras haber ayudado durante todos estos años a tantas y tantas mujeres en esta situación, no podría sentirme más contento con la decisión que tomé.

Por desgracia, aunque me encanta vivir y sentir las historias de personas que han superado situaciones muy complicadas de burnout y han crecido a nivel profesional y personal, mis proyectos no me permiten organizar el número de programas anuales que me gustaría.

No obstante, en estas fechas y acercándose el nuevo año, me gusta disminuir mi carga de trabajo y ayudar a las personas que lo necesiten para que empiecen el año de una manera distinta, dejando atrás toda la frustración, ansiedad y emociones negativas que les genera el trabajo.

Si crees que estás preparada para dar el paso y volver a tomar las riendas de tu presente y tu futuro, estaré encantado de ayudarte a conseguirlo.

Rellena el formulario de más abajo para poder darte más información y ver si un programa así podría ayudarte a recuperarte la ilusión por tu trabajo.

¡Espero poder hablar contigo muy pronto!

Déjanos tus datos y redescubre porque estar quemada con tu trabajo es solo una opción.

 


Envíanos tu solicitud


Gracias por vuestra implicación, confianza y ejemplo:

 

Más recomendaciones en el
perfil de Asier de Artaza